Volver
Noticias

Noticias - Mayo 01 2016

Un Congreso que se deslegitima a sí mismo

Este año por segunda vez, el partido Alianza Verde radicó en el Congreso un proyecto de Ley que tenía como objetivo “establecer mecanismos de rendición de cuentas, contribuir a la transparencia legislativa, garantizar el acceso de la ciudadanía a la información pública e incorporar métodos de verificación de la asistencia por parte de los Congresistas de la República” (Proyecto de Ley de Transparencia Legislativa, 2016). La iniciativa buscaba que los colombianos tuvieran información amplia sobre la actividad política de los congresistas y la institución, en particular información sobre los debates de control político, los proyectos presentados, la asistencia a los debates y el soporte de los viajes internacionales que realizan. El propósito de esta ley era obligar a los congresistas a que rindan cuentas ante la opinión pública y establecer una responsabilidad con la ciudadanía que permita mejorar el desempeño del Congreso y atenuar su imagen negativa.

A pesar de la importancia de este proyecto, en las dos ocasiones que se ha presentado en la Cámara de Representantes, no se ha logrado aprobar. En ambas oportunidades fue hundido por los partidos pertenecientes a la Unidad Nacional y en especial, en la segunda ocasión por la inasistencia de los congresistas, ya que esto impidió contar con la cantidad mínima de votos necesarios para que el proyecto fuera aprobado en el primer debate. En línea con el objetivo de esta ley, el partido Centro Democrático también presentó un proyecto de ley que buscaba castigar el ausentismo de los senadores y representantes a la Cámara. No obstante, también se hundió por la inasistencia de los parlamentarios.

De acuerdo a la senadora Claudia López, “este es el tipo de espectáculos acaban con la imagen de este país y en particular con la imagen de este Congreso. De manera pues que a los ojos de los ciudadanos resultó más fácil desarmar a las guerrillas de las Farc que aprobar una ley de transparencia legislativa en la Cámara de Representantes”. 

Coincidiendo con las declaraciones de López, como se puede observar en el Gráfico 1, la confianza hacia el Congreso de la República es bastante baja. Desde el 2004, la confianza se ha mantenido alrededor del 40% y en el periodo que comprende la última legislatura cayó a niveles inferiores del 25%. Esta última caída puede ser explicada por los escándalos de senadores implicados en parapolítica, el fracaso en la reforma constitucional a la justicia y a la salud, la magnitud de los salarios que ostentan los congresistas, el ausentismo generalizado a los debates políticos, entre otros. Incluso, al contexto nacional generado por el paro agrario que ocasionó una caída puntual en la confianza del Gobierno Nacional y que a su vez repercutió sobre la confianza en otras entidades como el Congreso de la República. 

Cabe resaltar, que para el periodo que comprende el gobierno del expresidente Álvaro Uribe Vélez (2006-2010) también se presentaron escándalos de parapolítica que involucran al Congreso de la República. De acuerdo a Semana (2012) en el cuatrienio 2006-2010, uno de cada tres senadores estuvo en la cárcel por tener vínculos políticos con paramilitares. No obstante, durante este periodo la confianza en esta institución se mantuvo estable y no cayó como en el periodo correspondiente a los dos periodos de gobierno del presidente Juan Manuel Santos. 

En el Gráfico 2 se presenta el porcentaje de aprobación presidencial para el periodo 2004-2014. En éste se puede apreciar que el nivel de aprobación presidencial en el periodo correspondiente a los dos mandatos del expresidente Alvaro Uribe Velez (2002-2010) se mantuvieron en promedio en 65%, mientras que en el primer periodo de gobierno del presidente Juan Manuel Santos (2010-2014) cayeron a niveles cercanos al 50%. 


Con base en los Gráficos 1 y 2, se puede ver que la confianza en el Congreso de la República está atada a la confianza hacia el presidente de turno. En concreto, para el gobierno de Uribe, los escándalos de parapolítica, corrupción, ausentismo y la imposibilidad de tramitar algunas leyes en el Congreso no se vieron reflejados en una menor confianza de la ciudadanía en esta institución. Por el contrario, en el periodo de gobierno del presidente Juan Manuel Santos, los niveles de aprobación al Congreso cayeron a niveles inferiores al periodo de gobierno del exmandatario. En efecto, se puede pensar que las fluctuaciones en la aprobación hacia el Congreso, en un sistema presidencial como el nuestro, son explicadas y/o están atadas a la imagen del ejecutivo. 

En este caso, la popularidad, carisma y los logros del gobierno Uribe son capaces de mover la opinión pública a favor del Congreso, mientras que un ejecutivo como el dirigido por Juan Manuel Santos, con una imagen regular y más alejado de la ciudadanía, produce a su vez una percepción menos positiva del Congreso. 

Por otro lado, de acuerdo a García (2016) la baja credibilidad que las personas ostentan en esta institución tiene que ver con la imagen que la gente tiene de los políticos y por fenómenos como los escándalos de corrupción que implican a esta institución. En línea con lo anterior, de acuerdo al Barómetro de las Américas-LAPOP, un alto porcentaje de la ciudadanía cree que hay corrupción generalizada en los funcionarios públicos. Igualmente, la organización Transparencia por Colombia ubica al Senado de la República como la segunda entidad con mayor riesgo de corrupción después de la Cámara de Representantes. 

En comparación con otras instituciones públicas como las Fuerzas Armadas, la Iglesia Católica, el Gobierno Nacional, la Corte Suprema de Justicia y el Presidente (ver Gráfico 3), el Congreso de la República ostenta niveles significativamente inferiores de confianza. Esto resulta preocupante dado el carácter central que tiene este cuerpo colegiado en el funcionamiento de la democracia y la estabilidad del Sistema Político en el país.


Para profundizar en el análisis se identificaron factores que explican la confianza ciudadana en el Congreso de la República. En el Cuadro 1 se presentan qué factores tienen una relación positiva o negativa con la confianza ciudadana en el Congreso de la República. Con base en lo resultados, se presenta que la satisfacción con los servicios públicos, la eficacia externa , la ideología y el interés en política están asociados con una mayor aprobación en el Congreso, mientras que los años de educación y ser residente de las zonas urbanas tienen un efecto negativo en la confianza hacia esta institución. 

En primer lugar, la relación entre la satisfacción con los servicios públicos y la mayor confianza con el Congreso Nacional puede ser explicada, en gran medida, porque los congresistas reciben recursos provenientes de los cupos indicativos para invertir en las necesidades particulares de las regiones que representan; a saber educación, carreteras, servicios de salud y obras públicas en los municipios. De manera que una mayor satisfacción con los servicios públicos puede estar atada a que las personas asocian la calidad de los servicios públicos con el trabajo que realizan los congresistas. De acuerdo con Van de Walle y Bouckaert (2003), profesores de la Universidad Católica de Lovaina, hay una conexión directa entre la provisión de servicios públicos y la percepción que tienen las personas sobre el gobierno de turno. 


En segundo lugar, se encuentra que las personas con ideología de derecha suelen confiar más en el Congreso. Lo anterior, se puede explicar porque tradicionalmente las personas que se identifican con esta ideología han tendido a legitimar más el sistema político y porque históricamente el Congreso no ha contado con amplia participación de partidos de izquierda. Por último, se encuentra que la mayor eficacia externa, es decir, que las personas que están de acuerdo con que a los políticos les interesan las necesidades de las personas, tienden a confiar más en el Congreso. Esto está explicado porque las personas sienten que los representantes electos son receptivos a sus preocupaciones y necesidades. 



Como se presentó con anterioridad, el hundimiento de la Ley de Transparencia cuyo objetivo era decretar que el Senado proporcione mayor información y rinda cuentas a la ciudadanía es un “espectáculo” que puede estar relacionado con el riesgo de proporcionar mayor información y perder la confianza de los pocos segmentos que confían en ellos. Así mismo, dado el desprestigio y las pocas expectativas que se tiene sobre el Congreso, los legisladores pueden hundir este tipo de leyes y ratificar la opinión que se ostenta sobre ellos. Por consiguiente, iniciativas que permitan mejorar la percepción que tiene la ciudadanía sobre esta institución deberían ser aprovechadas por los parlamentarios para mejorar la credibilidad de los colombianos sobre esta entidad. Adicionalmente, es pertinente impulsar estrategias dirigidas a mejorar la imagen del presidente porque como se mostró con anterioridad, se puede pensar que las fluctuaciones en la aprobación hacia el Congreso, en un sistema presidencial como el nuestro, son explicadas y/o están atadas a la imagen del ejecutivo. 



______________________

1 La eficacia externa se define como la creencia que tiene un individuo en que el sistema político responde a sus intereses y que el voto puede cambiar las cosas




Bibliografía

Bouckaert G., Van de Walle S. (2003). Public Service Performance and Trust in Government: The Problem of Causality. International Journal of Public Administration. Volume 26. 
Obtenido de: http://www.tandfonline.com/doi... 


Dinero (2013) El Salario de la Indignación 
Obtenido de: http://www.dinero.com/pais/art...

El Tiempo. (2012). “De 13 expresidentes del Senado, 12 investigados por 'parapolítica”
Obtenido de: http://www.eltiempo.com/archiv...

Espinal et al. (2006). “Performance Still Matters: Explaining Trust in Government in the Dominican Republic”
Obtenido de: http://cps.sagepub.com/cgi/con... 

López (2016) “Por Segunda Vez se hunde la Ley de Transparencia”
Obtenido de:
http://www.claudia-lopez.com/p... 

“Proyecto de Ley Orgánica por medio de la cual se reforma la Ley 5° de 1992 para establecer mecanismos de transparencia, rendición de cuentas y asistencia en el Congreso de la República” (2016)
Obtenido de: 
http://angelicalozano.com/wp-c...

Semana (2015) “¿Cuáles son los organismos con más alto riesgo de corrupción?”
Obtenido de: 
http://www.semana.com/nacion/a...

Semana. (2014). “¿Por qué "la mermelada" no es ilegal?”
Obtenido de: http://www.elespectador.com/no...

Comparte:

Encuesta

La renuncia del fiscal general, Néstor Humberto Martínez es:
votar

Otras publicaciones

Noticias
May. 21

De qué va la polarización en Colombia

La polarización en nuestro país tiene que ver con temas y con líderes políticos. Recurre más a em...

Leer
Noticias
May. 08

#ObsDemAnaliza la polarización

#ObsDemAnaliza la polarización de nuestras élites políticas. Juan Carlos Rodríguez, codirector de...

Leer
Medios
May. 08

Sobre mentiras, demagogos y legitimidad

El demagogo es auténtico y gana validez ante muchos ciudadanos porque antagoniza con ‘los poderos...

Leer
Noticias
May. 03

#ObsDemAnaliza

En #ObsDemAnaliza les contamos qué es la #JEP, cuáles son sus objetivos y de qué está encargada:

Leer
Noticias
Mar. 27

El Observatorio, finalista en el Premio CPB 2019

El especial multimedia del Observatorio de la Democracia fue elegido como uno de los tres trabajo...

Leer
Noticias
Mar. 18

Libertad de expresión y censura: un debate con profundidad

Las preocupaciones por la libertad de prensa aparecen cada tanto en la agenda nacional. No obstan...

Leer
Noticias
Mar. 12

#ObsDemAnaliza

#ObsDemAnaliza: ¿Es acertado o no que el Gobierno Nacional sostenga que no existe un conflicto ar...

Leer

Suscribete para estar al día

Suscríbete a nuestro boletín de noticias y entérate de nuestras últimas actividades y publicaciones.